Acabas de terminar de producir tu nuevo track, con el que has pasado mucho tiempo mezclando para que fuera lo más equilibrado posible. Estás cansado pero emocionado de subirlo a tu Soundcloud, publicarlo tú mismo o enviarlo a un sello discográfico… pero espera. Todavía no suena similar a otros tracks de su género, ni a los tracks que has estado usando como referencia al mezclar.

 

¿Qué es el mastering?

Así es. Todavía queda un último paso: el mastering. Durante la masterización, el volumen general de la canción se ajusta para que esté lista para su lanzamiento comercial y sea más atractiva para los oyentes. Sin embargo, como te dirá Robert Babicz: “Masterizar no se trata solo de hacer que las cosas suenen más fuerte, se trata de escuchar realmente una canción y ver qué necesita para sonar mejor”. Así pues, se aplican tratamientos de audio adicionales a la mezcla para corregir las frecuencias problemáticas y mejorar la musicalidad del track, si es necesario.

Sin embargo, ¿qué pasa si tienes un poco de prisa por terminar completamente tu track, o simplemente no tienes más presupuesto para esa canción en concreto como para contratar a un buen ingeniero de mastering? Por supuesto, podrías intentar hacerlo tú, aunque si no tienes mucha experiencia en ello, puedes desequilibrar su track nuevamente, especialmente cuando te faltan “oídos frescos” después de haberlo escuchado tantas veces durante el proceso de mezcla.

 

Mastering Online Automático

En este caso, puedes optar por probar muchos de los servicios de mastering online o aplicaciones de masterización automática disponibles en el mercado para lograr una solución rápida. Estas aplicaciones cuentan con algoritmos complejos que utilizan inteligencia artificial capaz de analizar, detectar y aplicar diferentes ajustes a cada canción de forma individual.

Nunca estarán al nivel del toque humano de un ingeniero de mastering profesional, pero están ahí para probarlas. Y una buena ventaja que tienen muchas de ellas es que puedes escuchar rápidamente cuáles serán los resultados antes de comprometerte a pagar. Algunas incluso son gratuitas cuando solo deseas descargar un archivo MP3.

Ahora echemos un vistazo a algunas de las apps de mastering que hemos probado en Aulart y que definitivamente deberías echarle un vistazo también:

 

1. Landr

Landr nos permite probar su magia a través de su plataforma de biblioteca gratuita antes de comprometerte con una suscripción. ¡Lo probamos y nos encantó el sonido! Notamos un cambio limpio y con energía que realmente mejoró nuestro track. No pudimos escuchar diferentes estilos e intensidades en el modo de prueba, pero asumimos que ayudan mucho para darle el toque extra que estés buscando para tu track.

Además de poder usar tracks de referencia, los usuarios de Landr pueden cargar álbumes completos para masterizarlos mediante la carga masiva, lo que realmente ayuda a lograr un sonido unificado y cohesivo entre los distintos tracks de un mismo album.

 

2. MasteringBox

MasteringBox tampoco nos permitió ajustar las diferentes funciones en el modo demo, pero nos permitió guardar un archivo MP3 de la versión estándar que sonaba realmente bien. Por supuesto, es mejor obtener siempre un archivo de formato de buena calidad, pero esto nos puede resultar muy útil para comparar los resultados con otras versiones.

También ofrece cargas masivas y tiene una atractiva interfaz que facilita a sus usuarios el control de los diferentes parámetros.

 

3. Cloudbounce

Cloudbounce es un producto de Abbey Road Red, relacionado con los famosos estudios Abbey Road. Entonces, lejos de preocuparse por la sustitución de la Inteligencia Artificial, son conscientes de que hay personas que no pueden pagar el servicio de mastering completo, por lo que ofrecen tanto las opciones de una versión automática en línea como la de enviar tu track a sus experimentados ingenieros de mastering en el estudio.

En cuanto a la versión online de AI, esta te permite elegir entre una amplia gama de estilos de género para darle un toque particular a tu track, con muy buenos resultados. Por supuesto, te permite escuchar los cambios antes de pagar para descargar los diferentes formatos de audio.

 

4. eMastered

También nos gustó la interfaz de eMastered. Y más que eso, ¡el hecho de que estén interesados ​​en recibir feedback de sus usuarios para seguir mejorando sus algoritmos! Tuvimos la oportunidad de escuchar dos versiones que no estaban nada mal, la eMastered I y una versión Beta II que pudimos valorar.

Pudimos ajustar todos los parámetros (volumen, compresión, EQ, etc.) e incluso cargar un track de referencia para que el motor de la app lo usara como guía al masterizar. Sin embargo, descubrimos que puede no ser la mejor opción de precio si solo estás interesado en masterizar solo uno o dos tracks de vez en cuando. No hay una opción de descarga de tracks puntuales, y es posible que te beneficie más alguno de sus planes anuales.

 

5. Majordecibel

Majordecibel te permite masterizar y descargar en MP3 dos pistas al mes sin pagar y sin ni siquiera crearte una cuenta. Te permite comparar los resultados con el original y elegir la intensidad de masterización. Notamos un resultado ligeramente más agresivo en términos de ecualización al escuchar el master de demo estándar, aunque puede ser bueno si es lo que estás buscando.

Sin embargo, si no te gusta, puedes solucionarlo pagando y accediendo a los parámetros de EQ a tu gusto. De esta forma podrás también descargar los tracks en formatos de mejor calidad.

 

6. Gloss – GRATIS!

Glossun producto de Popgun, es totalmente gratuito y no necesita que crear una cuenta, aunque solo proporciona archivos MP3 de tu track masterizado. Notamos un resultado un poco más oscuro en comparación con las otras versiones, pero sonaba genial.

Además, nos pareció realmente útil que después del proceso nos dijera las “cosas que habían pulido”. En nuestro caso, nos dijo que nuestro track había necesitado control de graves, algo de procesamiento de calidez y algo de espacio creado para que el track respire. Esta puede ser una gran herramienta para obtener un análisis previo y poder así volver a la mezcla para hacer nuevos ajustes antes de continuar con el paso del mastering, cosa que siempre es muy recomendable.

 

Conclusión

Después de probarlos todos, no podemos decir que ninguno sea mejor que otro. De hecho, no podíamos decidirnos cual escoger. Por supuesto todos estos resultados podrían mejorar mucho en manos de un ingeniero de mastering experimentado, pero teniendo en cuenta que se trata de procesos de mastering automáticos, ninguno de ellos es malo para obtener una idea previa de cómo podría sonar tu track tras un buen proceso de masterización.

Nuestro consejo aquí sería probarlos todos y elegir el que más se acerque a cómo crees que debería sonar tu track. ¿Y cómo sabes cómo debería sonar después de escuchar tantas versiones? Bueno, sabemos que es difícil, pero recuerda volver a tus tracks de referencia siempre que lo necesites, ¡y así mantendrás alejada la locura!