Si has comenzado a mezclar recientemente y necesitas nuevos consejos e ideas para mejorar el sonido de tu música y tu flujo de trabajo al mezclar, ¡este es el lugar para ti!

 

¿Correcto o error?

 

Como en casi cualquier disciplina, una de las mejores maneras de aprender a mezclar música es seguir a aquellos que ya tienen experiencia. A través de la imitación de las técnicas de los profesionales, comenzamos a comprender los entresijos de la producción musical, hasta que tenemos confianza con nuestra propia música.

Sin embargo, las prácticas de producción comunes no son leyes inmutables e inviolables. Y, de hecho, podríamos caer en lo que podría llamarse «las reglas de la producción musical» y dejar de considerar que existen diferentes formas de hacer las cosas.

Aún así, para romper las reglas, primero debes conocerlas. Si no las conoces, es más fácil encontrarse en un punto en el que no sabes por qué tu mezcla no suena como lo deseas y no tienes los recursos para solucionarlo.

 

¿Qué hacer con los siguientes consejos?

 

Es posible que no profundicemos tanto como quisieras con algunos consejos. Aún así, esperamos darte un punto de partida con algunos conceptos para continuar aprendiendo sobre ello.

Si estás interesado en profundizar en un tema en específico, deja un comentario a continuación y resolveremos cualquier pregunta que tengas. Si creemos que puede ayudar, incluso podríamos crear una publicación completa al respecto.

 

Habiendo dicho eso, ¡comencemos!

 

 

1. Cuidado con tener el tamaño del buffer demasiado bajo

 

Este consejo es para todos los que tienen este problema: tu ordenador solo puede reproducir tu track por unos segundos antes de saltar o congelarse molestamente, o el sistema simplemente se bloquea y tu consideras tirar el ordenador por la ventana. Luego, te calmas y crees que tu ordenador tiene un problema de memoria que no puedes resolver hasta que tengas uno mejor. Lo sé, eso me ha pasado también.

Puede ser que necesites un ordenador más potente, y de hecho lo necesitarás si quieres usar muchos plugins pesados ​​al mismo tiempo, créeme. Pero hay algo más fácil que puedes hacer antes de tomar medidas drásticas, es decir, cambiar la configuración de su DAW. Específicamente, el tamaño del búfer.

El «tamaño del búfer» ayuda a las computadoras a manejar la latencia. La latencia es una demora al escuchar tu audio debido a que la computadora tiene que procesar mucha información antes de poder enviarte el audio de vuelta. Un tamaño de búfer bajo (32 o 64) le dice a la computadora que analice muy pocos datos antes de enviar el audio nuevamente a tus auriculares, lo cual es perfecto para grabar porque elimina la latencia.

Sin embargo, dado que el tamaño de búfer bajo es realmente pesado para la capacidad del sistema, cuando está mezclando, y tiene que reproducir muchas pistas al mismo tiempo, tener un tamaño de búfer más bajo hará que tu sistema se congele una y otra vez. Por lo tanto, busca la opción de tamaño de búfer y cámbiala a una configuración más alta (512 o 1024).

 

Puedes encontrar la configuración del tamaño de búfer en las Preferencias

 

 

2. Evita mezclar pistas en solo

 

Esta es de lógica, nos guste o no. Puedes pasar mucho tiempo haciendo que un instrumento suene perfecto de forma aislada, pero eso no significa que suene igual de perfecto cuando suene junto al resto de instrumentos.

Si aplicas tus efectos en un instrumento sin compararlo continuamente con el resto de la mezcla, es probable que pierdas la perspectiva del contexto. La mezcla consiste en tomar decisiones que ayuden a que tus pistas interactúen mejor entre sí. Entonces, si tienes el botón de solo activado, ¿cómo vas a tomar esas decisiones? Si no puedes escuchar cómo las frecuencias de tu instrumento interactúan con las demás, por dar un ejemplo, tu ecualización será inútil.

              

Nuevamente, no estamos diciendo que nunca uses el botón de solo. Lo necesitas para saber qué información se está reproduciendo en esa pista y para resolver cualquier problema que pueda tener de forma aislada. Pero cuando mezcles, acostúmbrate a aplicar el procesamiento teniendo en cuenta cómo suena junto con el resto de la canción.

 

3. Ten cuidado con usar demasiado procesamiento

 

Es posible que hayas visto algunos tutoriales hasta ahora, en los que hayas observado que usen un ecualizador y un compresor en cada pista. Dado que aún puedes ser un poco inexperto con el uso del procesamiento, podrías pensar que es una buena decisión simplemente agregar el EQ y el compresor en todas las pistas sin cuestionarlo. Aún haciéndolo así, es posible que te hayas encontrado muchas veces con que eso no hace que tu track suene mejor, ¿verdad?

¿Por qué? Porque la clave no es medir la cantidad de efectos que aplicas a tus mezclas. La clave está en encontrar las razones por las cuales estás aplicando tales efectos. Si tienes la tentación de aplicar un compresor a una pista, primero piensa, ¿cuál es su objetivo? ¿Qué problema tienes con ese sonido que se puede resolver comprimiéndolo? Si puedes responder estas preguntas razonablemente, entonces agrega el compresor.

 

4. Considera utilizar canales de retorno (bus tracks)

 

Esto es lo que sucede, comienzas a agregar instrumentos al arreglo y en cada pista colocas un plugin de reverberación, para que cada instrumento encaje en el espacio que estás creando. Sin embargo, después de un rato, te das cuenta de que tienes muchos plugins de reverberación en uso, con configuraciones similares, que usan mucha CPU y probablemente no te acaban de dar una reverberación homogénea general al track, porque no tienen la configuración exacta a menos que duplicaras cada uno de ellos.

 

En este ejemplo, estamos utilizando ocho reverberaciones casi idénticas, lo que no es muy eficiente ni práctico

 

¿Es ese tu caso? porque si es así, debes saber que hay una manera mucho más eficiente de hacerlo usando canales de retorno (también llamados pistas de envío o bus tracks). Solo tienes que colocar el plugin de reverb general en la pista que has creado como canal de retorno y enviar el audio de tus pistas ahí, en la cantidad que te parezca adecuada.

Esto también te dará más control sobre los efectos, al poder silenciarlos rápidamente cuando quieras, con tan solo mutar el canal de retorno, y así poder comparar como suenan las pistas con y sin efecto. En el caso de la reverb, cuando pongas en solo el canal de retorno, podrás escuchar la reverberación de todas esas pistas juntas, y si lo silencias, podrás escuchar las pistas secas («dry» sin efecto) de manera rápida.

 

En este ejemplo, por otro lado, estamos enviando la señal de las pistas a la reverb que hemos puesto en el canal de retorno

 

Por supuesto, esto no es aplicable a una reverberación especial que quieres aplicar a un instrumento por razones de diseño de sonido, o para dar un espacio muy diferente a un instrumento en particular. Entonces, lo que haces es agregar una reverberación directamente en esa pista y ajustarla de la manera que necesites, por supuesto. Sin embargo, ahora sabes que siempre que quieras puedes usar canales de retorno, para ser más eficiente con la CPU y para tener un mejor control de los efectos que apliques.

 

5. Ten cuidado al añadir mucha EQ aditiva

 

Fíjate que no estamos diciendo «nunca incrementes en más de 6 dB o 10 dB» como puedes haber escuchado decir a otros ingenieros de mezcla. Si suena bien dentro del contexto de la mezcla completa, entonces está bien.

Sin embargo, es posible que te hayas encontrado con el caso de que estás añadiendo mucha EQ aditiva pero nunca acaba de sonar como deseas. Cuando eso sucede, el sonido sin procesar que estás utilizando, probablemente no es el más adecuado para ese arreglo. Entonces, si te encuentras incrementando mucho la EQ de tu bajo para escuchar sus frecuencias bajas, por dar un ejemplo, podría ser que ese sonido de bajo no sea el mas adecuado para el track. ¿Por qué no lo intentas con otro antes de tener que procesarlo en exceso?

 

Si aún así deseas utilizar ese mismo sonido de bajo, podrías sentirte decepcionado incluso cuando le acabes aplicando mucha EQ aditiva. Es posible que aún así no puedas escuchar sus frecuencias bajas, y probablemente se deba a que tienes otros instrumentos que compiten por el mismo rango de frecuencia. Es por esto que seguramente hayas escuchado la regla de «es mejor cortar que añadir» (es decir, mejor utilizar EQ sustractiva que EQ aditiva). No estamos diciendo que sea siempre el caso, pero si por ejemplo, digamos que tienes un sintetizador con muchos graves que está chocando con su bajo, seguramente tendrás que recortar dicho sinte para dejar espacio a las frecuencias graves de tu bajo, para poder ser escuchadas.

Recuerda que la EQ solo cambia realmente la ganancia de frecuencias que ya están allí, en lugar de agregar algo nuevo. Y no olvides que al aumentar la ganancia demasiado ello puede causar distorsión en la ruta de audio (!) Entonces, si buscas un gran cambio de sonido, probablemente sea mejor usar otro efecto que genere información de frecuencia adicional, como como una distorsión o un excitador, en lugar de solo EQ.

 

6. Ten cuidado al agregar demasiadas frecuencias graves

 

Esto es lo que ocurre. Has pasado horas mezclando tu nuevo track y estás muy contenta/o de cómo suena. Pero luego, cuando reproduces tu canción en los altavoces de alta fidelidad de la sala de estar de tus amigos, ese potente sonido de graves por el que estabas tan feliz en tu estudio de repente no está allí, suena apagado, o peor aún, ¡suena distorsionado!

Saber cuántos graves debería tener tu track es una pregunta difícil por muchas razones. En primer lugar, es tu habitación, que probablemente no tiene el mejor tratamiento acústico y, por lo tanto, te está dando información incorrecta de bajo nivel al mezclar. Otro problema son los monitores. Si son pequeños y de campo cercano, pueden estar ocultando los graves, si tienes un subwoofer, puede estar mostrándote demasiados (aparte de molestar a sus vecinos). Si usas auriculares, estos también tienden a exagerar los bajos.

Otra razón es la falta de experiencia en el tratamiento de la información de los graves. Pero eso es algo que se aprende con el tiempo. Lo primero que puedes hacer es reproducir su track en tantos altavoces y auriculares diferentes como sea posible, y tomar nota de lo que funciona y lo que no. Si escuchas distorsión en muchos de ellos, es posible que tengas un problema real que resolver en tu mezcla. Eventualmente, al hacer esto muchas veces, aprenderás qué información de graves te muestran realmente tus altavoces de mezcla, para así evitar problemas al reproducir sus pistas en el resto de altavoces.

Otra cosa que realmente ayuda es controlar visualmente los bajos con un analizador de espectro. De hecho, con un analizador de espectro podrás controlar el balance de frecuencia en general de toda la mezcla. SPAN by Voxengo se puede descargar de forma gratuita y te informará sobre el contenido de frecuencia de todo tu track cuando lo coloques en la pista master.

 

 

Si no sabes qué contenido de frecuencia saludable debe tener tu canción, busca algunas canciones de otros artista que creas que estén bien mezcladas y tengan un estilo similar al que estás componiendo. Observa qué forma tienen a través del analizador de espectro y úsalos como pistas de referencia.

Si encuentras que tienes demasiados bajos, una cosa que puedes hacer es eliminar frecuencias graves que no necesites en algunas de tus pistas, para que no se acumulen y agreguen un ruido retumbante. Eso te ayudará a limpiar la mezcla y dejar espacio para el contenido de baja frecuencia que realmente desees que se escuche. Sin embargo, recomendamos tener cuidado con el filtro de paso alto en demasiadas pistas sin tener en cuenta las necesidades de cada una de forma independiente. Te explicamos más sobre esto en el siguiente consejo.

 

7. Ten cuidado con el filtrado excesivo

 

El consejo aquí es tener cuidado al aplicar cortes profundos con el ecualizador, como el ecualizador de paso alto del que hablamos en el consejo anterior como una forma de eliminar las frecuencias bajas que pueden agregar ruido innecesario a la mezcla.

Un riesgo de aplicar muchos filtros de paso alto a tus pistas es que tu mezcla podría terminar sonando muy fina y quebradiza. Por supuesto, debes dejar espacio a los instrumentos que tienen prioridad, pero tu mezcla podría terminar perdiendo vitalidad si te vuelves demasiado drástico. Es por eso que recomendamos tener cuidado y escuchar cada instrumento en el contexto de la mezcla (recuerda el consejo número 2). Ves pista por pista, y considera eliminar todas las frecuencias graves o mantener algunas de las resonancias que cada instrumento está proporcionando a la mezcla.

 

Otra cosa que puedes hacer es evitar filtrar varias pistas en la misma frecuencia. De lo contrario, podrías terminar con un sonido antinatural y crear una acumulación en esa frecuencia concreta. Por lo tanto, si decides aplicar filtros a varias pistas en el mismo rango de frecuencia, intenta hacerlo de manera diferente cada vez. No cortes constantemente a 100Kz, por darte un ejemplo. En vez de eso, tal vez algunos sintetizadores agudos se pueden cortar a 400Hz, algunas percusiones con medios se pueden cortar a 150Hz, los hi hats a 300Hz, y algunos sintetizadores graves pueden no cortarse y atenuarse a alrededor de 90, etc.

Una cosa más que debes tener en cuenta es que la aplicación de EQ puede llegar a crear un cambio de fase en una onda de sonido. El cambio de fase no es un problema si no tienes una segunda onda similar sonando al mismo tiempo, causando cancelación de fase a la primera. No es tan habitual en la música electrónica porque normalmente usas solo instrumentos o muestras de una sola pista. Sin embargo, si duplicas una pista y ecualizas ambas versiones por separado, podrías terminar con dos ondas desfasadas. Por eso, es una buena idea ecualizar pistas duplicadas en un canal de retorno o bus (como explicamos en el consejo número 4)

En este momento, podrías estar preguntándote, ¿por qué preocuparse por los problemas de fase? Puedes notar que tienes una cancelación de fase audible porque el sonido pierde presencia y se siente delgado. Puede ser que realmente estés buscando ese efecto y estés feliz de aplicarlo a tu mezcla. Entonces está bien. Pero podría ser que te vuelvas loco tratando de entender por qué tu sintetizador, por ejemplo, suena hueco si de hecho le estás agregando capas. ¿No debería sonar aún más contundente? Bueno, es por eso que dijimos que las reglas deben conocerse primero para poder romperlas felizmente.

 

8. Ten tu correlación de fase bajo control

 

En el consejo anterior, dijimos que puedes darte cuenta de los problemas de fase porque comienzas a escuchar que algunos elementos en tu mezcla se vuelven débiles y sin vida después de añadirles capas o después de duplicarlos y procesarlos por separado. También puedes tener problemas de fase al manipular el estéreo de tus señales o agregando algunos otros efectos que pueden manipular las relaciones de fase, como la reverberación. Una forma de notar realmente estos problemas es convertirtiendo tu mezcla en mono. Cuando la escuchas en mono, es más fácil distinguir que algunos elementos suenan delgados o incluso que pueden haber desaparecido.

El consejo aquí es solamente, tenlo bajo control. Puede ser muy difícil cuando eres un principiante o cuando la acústica de tu habitación y los altavoces te engañan. Pero puedes usar plugins que te ayuden a tener control visual sobre el sonido, como vimos en la sugerencia num. 6 con el analizador de espectro.

Correlometer de Voxengo es un plugin gratuito que te ayudará a ver si tienes cancelaciones de fase. Colócalo en cualquier pista que creas que puede tener problemas de fase. Puedes colocarlo en una pista de retorno donde tienes algunos elementos que sospechas que se están cancelando entre sí, por ejemplo, o en la pista master si crees que la información stereo izquierda y derecha se están cancelando entre sí en algún grado.

 

Correlometer mostrando algunos problemas de fase en las frecuencias agudas

 

Parámetros para ajustar el tiempo promedio de cambio visual y el detalle frecuencial

 

 

Si decides resolver los problemas de fase que encuentres, hay otro plugin gratuito que puede ser útil para hacerlo rápidamente. MFREEformphase de MeldaProductions te permite ajustar la correlación de fase de la señal manipulando la información de fase izquierda o derecha, para hacer que la correlación general sea más equilibrada:

 

Coloca la MFreeformphase antes del Correlometer

 

Ajusta el MFREEformphase hasta que veas que no se muestran señales invertidas en el Correlometer

 

 

Observa que el lado L (izquierdo) se seleccionó en este ejemplo. También puedes manipular el lado R (derecho) si es necesario en su caso. Pero ten en cuenta que si seleccionas la opción L + R, el plugin no hará ningún cambio en la correlación de fase: