Puede que no te des cuenta, pero la alineación del esqueleto cuando estás de pie o sentado tiene un gran impacto en la comodidad de los músculos. Entonces, si tu postura no es la correcta, y especialmente después de largos períodos de tiempo, puede causar mucho dolor. Este dolor puede volverse crónico y provocar una discapacidad temporal o incluso permanente.

Cuando estamos comenzando nuestra carrera, tenemos muchas otras cosas en la cabeza que creemos que son más importantes: el equipo, nuestros setups, hacer networking, etc. Todo eso está muy bien. Sin embargo, si miramos nuestro cuerpo como una pieza de equipo, esencial para realizar tus shows … ¿no querrías mantenerlo en las mejores condiciones para que dure el mayor tiempo posible, especialmente sabiendo que es insustituible?

Si crees que estamos exagerando, deberías escuchar la historia de Paco Osuna sobre su lesión después de años de tener una mala postura mientras pinchaba: escúchalo en su Masterclass “My DJ Techniques” para ver que no es una broma.

Echemos un vistazo rápido a algunos puntos que puedes mejorar para prevenir lesiones a largo plazo. Trata de introducirlos lo antes posible practicando en casa para que se conviertan en algo natural durante el estrés de la preparación para un evento y cuando estés tocando en directo.

 

1. Ajusta la altura de tu mesa

Después de horas de mezcla, cualquier necesidad continua de doblar la espalda, inclinarse o mirar hacia abajo te matará. Evita este problema recordando mirar la altura de la mesa antes de comenzar tu sesión.

Para una máxima comodidad y una tensión mínima, debes colocarte de modo que los codos estén en un ángulo de aproximadamente 90 grados, o un poco más, cuando coloques las manos sobre el equipo. Deberías poder mantener tus muñecas en una posición neutra y relajada en relación con la superficie de control.

Si más de un DJ va a utilizar la misma mesa, la altura media será de unos 94 cm (37 pulgadas), por lo que tendrás que adaptarte a esa medida. No es mala idea llevar contigo unos bloques portátiles o unas almohadillas para poner debajo de tu equipo si es necesario, y así ajustar la altura de tu equipo para que puedas estar más cómodo.

En ocasiones en las que esto no se pueda arreglar, acércate a la mesa colocándote con las piernas un poco más separadas, en lugar de doblar la espalda. Por otro lado, si la mesa es demasiado alta para ti, puedes pedir un cajón para hacerte un poco más alto.

 

2. Mantén una buena postura

El tamaño y la altura del equipo no lo son todo. Es igualmente importante cómo mantienes tu cuerpo en una postura que te permita estar de pie durante mucho tiempo, haciendo los mismos movimientos repetitivos, sin hacerte daño:

▪️MUÑECAS Y CODOS: De la misma manera que los oficinistas intentan prevenir el desarrollo de tendinitis o el síndrome del túnel carpiano mediante el uso de alfombrillas acolchadas para el teclado o el ratón, debes encontrar tus propias formas de prevenir lesiones en estas áreas del cuerpo dependiendo del equipo que uses. La regla principal es poder colocar tu equipo de modo que tus muñecas y codos estén lo más relajados posible para reducir la fatiga cuando lo uses.

▪️ESPALDA: Recuerda que debes mantener la espalda recta y estirar los brazos en lugar de extender el cuerpo sobre tu equipo. Trata de trabajar con este debajo de sus brazos para que no tensar la posición de tus brazos y puedas mantener las muñecas relajadas como hemos mencionado antes.

Otro detalle que puede parecer insignificante, pero que realmente no lo es cuando estás de pie durante períodos prolongados de tiempo, son los zapatos que estás usando. Si no son cómodos, pueden causar una cantidad sorprendente de daño a tu espalda. También pueden afectar drásticamente tu postura, forzando tu espalda a estar en una posición antinatural.

 

3. Estirar y calentar

Al igual que con cualquier actividad física, el estiramiento te mantendrá libre de lesiones en tus sesiones. Es cierto que cualquier movimiento rápido que realices sin calentar podría resultar en un tirón muscular, que desafortunadamente puede causar tendinitis o cualquier otro dolor debilitante a largo plazo.

El estiramiento también activará tu circulación sanguínea antes de la sesión, lo que te ayudará a sentirte más relajado y concentrado y, por lo tanto, a mejorar tu rendimiento máximo en el escenario.

Entonces, calienta con algunos estiramientos fáciles durante unos treinta segundos cada uno. Puedes hacer la parte superior del pecho, los músculos delanteros del cuello, los músculos del hombro y el antebrazo, las muñecas e incluso los dedos. Y, por supuesto, lo más importante, la espalda: intenta poner las manos detrás de la espalda y estira suavemente la columna vertebral para una posición más recta. También puedes hacer giros suaves en la cintura, girando tu cuerpo hacia la izquierda y luego hacia la derecha unas cuantas veces. Esto también ayudará a preparar su espalda.

Recuerda no ser demasiado agresivo, solo estás calentando. También es una buena idea volver a estirarse después de la sesión para que tu cuerpo se enfríe correctamente después de toda la adrenalina del directo.

 

4. Posición de las pantallas

Si utilizas un ordenador portátil u otras pantallas separadas, necesitarás que la parte superior de la pantalla esté a la altura de su vista natural o ligeramente por debajo de ella. Es muy importante poder trabajar con tu portátil a una altura cómoda. De lo contrario, terminarás manteniendo una mala postura durante tus sesiones sin siquiera darte cuenta.

Por lo tanto, si tienes que agacharte para poder leer la pantalla de tu portátil, considera invertir en un soporte que te permita ajustar la altura de tu ordenador. Si el problema es que no puedes ver bien lo que está sucediendo en tu pantalla y tienes que forzar tu postura para hacerlo, intenta aumentar el tamaño de fuente en tu software de DJ o buscar un portátil con una pantalla más grande.

 

5. Cuando no estás pinchando

¿Pasas mucho tiempo sentado? ¿O tal vez tienes otro trabajo durante el día que requiere estar de pie y moverte con ciertos movimientos repetitivos? Lo que sea que hagas cuando no estés en el escenario o ensayando probablemente tendrá un efecto en tu postura y músculos, y definitivamente también tendrá un impacto en tu actuación como DJ.

Básicamente, es muy importante cuidar tu cuerpo siempre que puedas. Cuanto más recuerdes hacerlo, más conocerás tu cuerpo y más se convertirá en uno de los mejores hábitos que puedes mantener en tu vida. Como dijo una vez Jean Claude Van Damme: “Dios me dio un maravilloso cuerpo, así que es mi deber cuidar mi templo físico” (“God gave me a great body so it’s my duty to take care of my physical temple”).