Hemos oído muchas veces que es importante afinar los elementos percusivos en nuestras composiciones. Esto es especialmente importante para el “kick”, “bass drum” o “bombo” cuando queremos producir estilos como el house o el techno, o cualquier otro género electrónico en el que estos elementos tienen mucha relevancia

Vamos a explicar el porqué de la mano de Hannes Bieger, y vamos a explicar cómo hacerlo rápidamente tanto con Ableton Live como con Logic Pro X

 

Porqué afinar el Kick

 

Hay un gran preocupación entre los productores principiantes, y no tan principiantes, por querer saber cómo mezclar bass drum and the bass. Ello es totalmente justificado ya que,  conseguir the low-end right, es una de las cosas más importantes para hacer que un track de música electrónica suena bien. 

Muchas veces nos olvidamos que una canción es simplemente una relación armónica entre sus elementos. Y si nos olvidamos de ello y vamos añadiendo elementos al track sin pensar si están todos dentro de la misma escala, comenzaremos a escuchar imperfecciones que luego serán imposibles de arreglar por mucho procesamiento que apliquemos.

El kick y otros elementos percusivos graves nos pueden parecer que no tienen una “nota” específica, y por tanto, no hace falta ser afinados. Sin embargo, el kick tiene unos armónicos que, aunque no los oigamos al escucharlo en solo, van a chocar sí o sí con los armónicos de los demás elementos, en especial el bajo porque está dentro del mismo rango frecuencial. 

Por ello, Hannes Bieger nos dice que “el objetivo es colocar el kick en un lugar donde funcione armónicamente bien con la línea de bajo, para ahorrarnos el esfuerzo de mezclarlos más adelante”. Y nos explica porqué: 

 

Cómo afinar el Kick

 

Hannes Bieger nos recomienda afinar el kick en la nota fundamental de la escala general del track. Lo ideal es tener conocimientos musicales básicos para ser capaz de identificar cual es la tonalidad del track, aunque también tienes software que te ayuda a averiguarlo, como “mixed in key” el cual te dice la tonalidad de un fichero sonoro. 

Una vez sabes cuál es la tonalidad de la canción, y sabes cuál es la nota en la que tendrás que afinar tu kick, surge otra dificultad. Y es que a nuestro oído no le resulta fácil escuchar el detalle del tono en un sonido tan grave. Así pues, lo que hace Hannes Bieger es transportar el kick 12 semitonos (una octava) hacia arriba. Al escuchar el kick más agudo, nos es más fácil poder afinarlo después. 

Cuando no tenemos conocimientos musicales y no sabemos cuántos semitonos incrementar o quitar para que nuestro kick llegue a tener el tono que estamos buscando, la única solución que tenemos es usar el oído e ir probando diferentes opciones hasta que nos parezca que las dos notas que estamos comparando sean la misma. 

Un tuner o afinador no nos va a ayudar cuando analizamos el kick, ya que este es un sonido tan corto que al afinador no le da tiempo a darte un resultado. Puedes intentar usarlo cuando analices una línea de bajo sencilla, por ejemplo. De todos modos, lo mejor es acostumbrarse a comparar notas con un piano o un instrumento con el que estés muy familiarizado. Con práctica conseguirás hacerlo rápido, y entrenarás tu oído, cosa que te irá muy bien para componer también.

Fíjate en cómo lo conseguimos en Ableton Live: 

Fíjate en cómo lo conseguimos en Logic Pro X: