Has comenzado a crear un nuevo track y te pones a probar kicks y sonidos de bajo. Ya tienes tu línea de bajo escrita o quizás esperas a que el sonido te inspire para determinar las notas que la formen. La cuestión es que comienzas a ajustar parámetros y, casi sin darte cuenta, estás realizando tareas propias de la mezcla ya en la fase de arreglos. No pasa nada, se trabaja mucho así, y de hecho, te puede ayudar a darle forma al track y continuarlo, ¡siempre que no te quedes atascado eternamente en ello y no avances!

A continuación te vamos a dar algunos tips que nuestros instructores en Aulart aplican en sus propias producciones mientras están componiendo.

 

1 – Elige un buen sonido de kick

La base de cualquier producción de calidad es escoger sonidos bien hechos. Puedes crearlos tú o puedes utilizar muestras de sonido, siempre que sean libres de derechos y se permita su uso. 

TIP PRO: Escoge sonidos creados por productores con experiencia y dentro del estilo que quieres hacer. Por ejemplo, Chris Liebing tiene una colección de 30 kicks que pone a disposición de los usuarios de su Masterclass, que son muy útiles para recrear el sonido techno estilo Berlín. 

 

2 – Trabaja la forma de tu kick

Aunque utilices kicks ya perfectos y tengan el sonido que buscas, eso no quita que tengas que adaptarlos a las necesidades de tu track. Por ejemplo, puede ser un kick que suene genial solo, pero luego te des cuenta de que molesta el resto de elementos por ser muy corto o muy largo. Una manera rápida de trabajarlo es a través de la herramienta de fade out que hay en todos los DAWs. 

Para alargarlo, puedes agregarle un poco de reverberación y luego renderizarlo en audio. Luego, combina la nueva pista renderizada con la original, para recuperar el ataque que podría haber perdido el kick.

TIP PRO:  Para un mejor control del sonido de tu kick, Danny Avila nos recomienda utilizar un LFO:

 

3 – Afina el kick

Nunca nos cansaremos de decirlo: es necesario afinar los sonidos de percusión. Sobretodo al principio puede parecer que no sea necesario, porque al sonar junto con otros sonidos que tienen su propia afinación parece encajar bien. Sin embargo, si buscas la claridad general de tu track, sobretodo cuando ya tiene muchos elementos sonando a la vez, esta es una de las principales claves para conseguirlo. 

TIP PRO:   Hannes Bieger nos dice que “el objetivo es colocar el kick en un lugar donde funcione armónicamente bien con la línea de bajo, para ahorrarnos el esfuerzo de mezclarlos más adelante”. Una manera de hacerlo es buscando la nota en un teclado, o analizar las notas con un afinador o un EQ que te las muestre.

 

4 – Divide tu bajo en dos

Al reproducir los tracks de nuestros artistas preferidos a través de unos buenos altavoces, uno de los aspectos que más disfrutamos es el grave profundo que nos transmite. Lo escuchamos pero no podemos apreciarlo como un instrumento aparte. Intentamos incrementar los graves de nuestra línea de bajo, y creamos una gran pelota de ruido que no tiene nada de agradable. 

Por tanto lo primero que tenemos que hacer es separar nuestro bajo al menos en dos elementos, el sub bajo y el bajo principal, que es el que apreciamos más como instrumento cuando escuchamos el track con todos los elementos a la vez. 

TIP PRO:  Un sub bajo normalmente abarca de los 20HZ a los 60Hz aunque dependerá de la sonoridad de tu track donde hagas el corte. A continuación te mostramos la ecualización que aplica Danny Avila al sub bajo de su track “Bleeding Love”:

Y la ecualización que aplica Danny Avila al grupo de pistas que forman su bajo principal. Este bajo lo tiene dividido en varias capas, pero la misma ecualización la aplica a la agrupación de estas:

 

5 – Pon el Sub bajo en mono

Escuchamos los graves muy centrados, pero si analizamos la línea de bajo en sí, nos damos cuenta de que tiene contenido estéreo. Esta es una de las cuestiones que nos confunden cuando estamos analizando el bajo de los tracks de otros artistas que utilizamos como referencia. 

¿Recuerdas que acabamos de dividir el bajo según su contenido frecuencial? Bien pues, el sub bajo debe quedarse en mono. En cambio, el bajo con contenido agudo-medio puedes abrirlo a tu gusto, aunque sin llegar a desequilibrar la mezcla general, claro.

TIP PRO: La mayoría de DAWs tienen un plugin específico para dejar la pista totalmente en mono. Hay algunos que además te muestran el contenido frecuencial de manera visual, como es el caso del Waves Imager que utiliza Danny Avila

 

6 – Más limpieza frecuencial

Llevas un rato trabajando tu kick y bajo pero sigues pensando que la pelota de graves molesta en tu track. En este caso la solución es seguir limpiando con EQ, ya que seguramente tu kick y tu sub bajo comparten demasiado contenido frecuencial. Puedes probar la técnica de la Compresión-Sidechain para recortar graves en el bajo solo cuando suene el kick. Esta técnica además puede añadir groove a tu bajo, como nos enseña Oscar L en su Masterclass.

También debes considerar que según el estilo y los objetivos sonoros que tengas, y según el contenido de frecuencia de tu kick, etc. tal vez tu track no necesite una pista de subgraves.

PRO TIP:  Oscar L nos muestra cómo él utiliza una sola línea de bajo, y cómo en vez de aplicar un corte total de graves para dejar espacio al kick, aplica un low shelf, el cual es menos agresivo y más adecuado en este caso concreto.

 

Esperamos que estos consejos te sean útiles para tener más ideas a la hora de lidiar con el kick y el bajo. Descubre cómo nuestros instructores aplican estas y muchas otras técnicas en sus Masterclass. ¡No esperes más y descubre más sobre ellas!