Utiliza varias Demos para crear un Super Track: el Proceso “Basado en Demos”

Antes de la llegada del DAW, los músicos grababan versiones “Demo” aproximadas de sus canciones usando un cassette o una máquina de cuatro pistas. Un músico grababa muchas versiones preliminares diferentes de cada canción y luego seleccionaba las mejores partes de todas para volver a grabar en un estudio de grabación profesional.

La demo fue un elemento básico del proceso de grabación durante décadas, pero ha caído en desgracia porque los músicos y productores ahora pueden trabajar directamente en la grabación final desde el primer día. Pero, ¿todavía tiene algún beneficio hacer un boceto antes de comenzar con el trabajo final?

Explora tu potencial sin explotar y acelera tu creatividad con esta gran técnica.

 

¡Cómo el DAW puede restringir nuestra creatividad … por ser demasiado poderoso!

 

¿Cuál es el problema con la música en el DAW?

 

Es posible que hayas notado que la música creada en una DAW puede sonar un poco demasiado estéril o demasiado trabajada. Puede perder la “magia” con bastante facilidad. Es por eso que mucha gente está gravitando hacia el hardware, debido a la inmediatez. Es fácil perder demasiado tiempo ajustando parámetros e intentando rescatar una canción en un DAW. El problema no es la tecnología del DAW, en realidad es porque a menudo tomamos nuestras primeras ideas y las trabajamos in situ … hasta el producto final. Trabajando de esta manera es muy fácil perder la magia.

¿Eres tú en el estudio?

 

Te sientas en tu equipo con una idea musical. Pronto consigues un beat que te suena increíble y durante las siguientes horas agregas algunos loops y sonidos más, hasta finalmente tener el proyecto lleno de ideas. Después es el momento de crear un arreglo de canción para esos ritmos, de modo que lo colocas todo en una línea de tiempo, y cortas, pegas y creas secciones, builds y drops. Luego, sientes que algunas partes no funcionan, así que pruebas algunas variaciones y sonidos diferentes. Pasas una hora probando sonidos de caja, sonidos de bajo, probando diferentes efectos, hasta que todo suena mejor.

Pero todo eso tomó algo de tiempo y la pista ya no te suena tan fresca. Has estado escuchando esos 8 compases durante una hora, así que decides condimentarlo con algunos rellenos, intercambiar algunas muestras, agregar efectos y ajustar los parámetros hasta que todo suena más grande y más vivo de nuevo. Finalmente es hora de hacer una mezcla, bombear la dinámica hasta que suena bien.

El problema aquí es que trabajaste demasiado. Estabas escribiendo la canción al mismo tiempo que arreglabas y mezclabas. A veces eso va bien, si eres un genio, pero normalmente un track pierde energía e ímpetu mientras trabajamos en él.

 

Trabajando con el proceso de demos

 

Cómo la demo mejora tu música

 

La demo nos permite hacer mejores canciones creando diferentes versiones preliminares para probar diferentes enfoques y tempos sin comprometernos con nada.

Un flujo de trabajo basado en demos en realidad hace que la escritura de canciones sea más rápida y ofrece mejores tracks porque sabes exactamente cuáles son tus opciones y cuál es tu objetivo.

Si realizas varias demos rápidas, tienes muchas opciones creativas para comenzar, y puedes recolectar las mejores ideas antes de dedicar mucho tiempo a editar y refinar. Puedes escuchar todas tus ideas juntas y ver si puedes combinar diferentes partes haciendo varias demos diferentes. Descubre qué es lo mejor de cada uno de ellas, intégralas en las secciones A / B /. Etc.

El proceso de crear múltiples versiones paralelas y luego seleccionar las mejores partes de ellas y ensamblarlas es una forma muy diferente de trabajar. Crear demos significa que puedes tomar tu idea inicial y llevarla en varias direcciones muy diferentes sin miedo.

Ejemplo de un proceso “basado en demos”

 

Te sientas en tu equipo con una idea …
Creas un ritmo, una línea de bajo y un loop vocal, y todo suena bastante bien, pero no tienes una idea clara de adónde quieres llevarlo. Entonces, guardas el archivo, lo llamaremos “Origen”.

Crea una nueva canción vacía y la llamaremos “Demo 1”. Desde el navegador, arrastra los componentes de la canción Origin a esta nueva canción. Desde aquí puedes hacer lo que quieras con el contenido, puedes ir salvajemente en cualquier dirección. Lo reduces a la mitad de la velocidad, reduces el tono y doblas la velocidad de la voz y la cortas en armonías. Déjate ser terrible. Pon 9 reverberaciones en el bajo, con distorsión a través de un filtro. Invierte la voz y córtala. Acelera a doble velocidad. Las demos están destinadas a ser divertidas, toscas y listas, se trata de sacar el alma de la canción. Renderice un fragmento de 16 compases. Ahora cierra ese archivo.

Crea una nueva a la que llamarás “Demo 2”, arrastra esos mismos componentes, corta el break a midi, pon un ritmo latino debajo. Coloca algunas muestras diferentes en la parte superior y edítelas para que se ajusten. Renderiza un fragmento de 16 compases. Cierra ese archivo.

Continúa, haz tantas como quieras. No seas tiquismiquis con estos pequeños fragmentos de sonido porque no buscas calidad de producción aquí, tu objetivo es descubrir la canción. No dediques demasiado tiempo a cada demo, tal vez solo 15 o 30 minutos de exploración para ver qué sucede.

 

Elige tus mejores ideas

 

Después de haber realizado este proceso varias veces, tendrás un montón de opciones distintas de tus ideas de origen. Escucha una lista de reproducción de las ideas.

Crea una nueva canción llamada “prueba de ensamblaje”, arrastra estos renderizados de demos, e intenta colisionarlos. Por supuesto, no encajarán sorprendentemente bien. Escucha lo diferentes que son todos. Escucha cómo pueden ir juntas, puedes pensar en una buena estructura A / B que vaya de una a otra, puedes ver que dos versiones superpuestas funcionan bastante bien.

 

Ahora crea tu hoja de ruta

 

Tienes tu canción “prueba de ensamblaje” con todos las partes incluidas y has probado tus ideas. Sabrás qué cosas te gustaron más. ¡Ahora escribe tu idea! Una hoja de ruta simple como “Usa Demo 2 como introducción y break. Ves de Demo 3 a Demo 6 en un A / B / A / B. Mantén el ambiente funk de la Demo 3, pero usa la versión distorsionada de la Demo 6 después del medio”. Intenta realizar una edición rápida previa de tu ensamblaje.

 

¡Ahora es el momento de grabar la canción real!

 

Ahora tienes un plan, tienes una referencia, así que todo lo que necesitas hacer es compilar la canción de verdad, pensar en como llevar tu “Demo” al estudio, ¡como hacían en los viejos tiempos!

Pronto te darás cuenta de por qué pudieron grabar excelentes canciones en solo un día. Tenían un plan, tenían material de referencia y la versión final, terminada y grabada, no tenía ninguna de las malas ideas, solo tenía las que sobrevivieron al escrutinio del proceso de demos.

 

La historia de la demo: un ejemplo

 

Puedes escuchar algunas de las muchas demos de los Beatles “Strawberry Fields” y ver cómo se desarrolló esa famosa canción. Piensa en esa primera versión, imagínate si hubieran grabado la primera versión en un DAW y hubieran intentado pulirla para su lanzamiento. Imagínate si hubieran probado incluso el tercero o el quinto. Mira cuántas demos se necesitaron para darle la forma que querían a la canción.

Si te pareció interesante el trabajo con demos, o si tienes comentarios, ¡déjanos un mensaje!

Steve Angstrom

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Vocal chains & Processing: Boldy James 'Hot Water Tank'

Learn how The Alchemist deals with the vocal chains and what plugins he uses. Take note of his tips in order to achieve full sound without overprocessing it.