La compresión es una de las herramientas más importantes en audio y es esencial para crear mezclas musicales de calidad. Sin embargo, al principio puede ser un poco difícil entender lo que realmente hace la compresión y sus parámetros pueden ser bastante confusos de usar, incluso cuando ya tienes un poco de experiencia.

Es por eso que vamos a explicar algunos conceptos básicos, controles y ejemplos de uso para que la compresión deje de ser un desafío y la aprovechemos al máximo. Además, este es el primero de muchos más artículos que hablarán sobre la compresión que publicaremos. ¡Así que estad atentos para más!

 

¿Qué es un compresor?

 

Un compresor es un procesador que te permite controlar el rango dinámico de una señal de audio. Para entenderlo mejor, echemos un vistazo al concepto «rango dinámico».

 

¿Qué es el rango dinámico?

 

En el contexto de la música, la dinámica es la diferencia entre las partes fuertes y suaves de una canción. En el contexto del audio, el significado de la dinámica es muy similar, pero en lugar de hablar de partes fuertes y suaves, estamos hablando de los picos individuales y las depresiones de una señal.

Por lo tanto, podemos decir que el Rango dinámico es la diferencia entre las subidas y las bajadas de volumen de una señal:

 

Si dicho rango dinámico es alto, la diferencia es muy grande, pero si es baja, no hay mucha diferencia entre esos picos y caídas:

 

¿Qué hacen los compresores, entonces?

Por lo tanto, utilizarás un compresor para manipular el rango dinámico, para convertir un audio de alto rango dinámico en uno de bajo rango dinámico, en mayor o menor grado. Mira un ejemplo:

Y se comprimirá utilizando los parámetros que aprenderemos en las siguientes secciones y por los motivos que explicaremos:

 

¿Por qué comprimir?

 

Al comprimir nivelamos el volumen de las pistas para que encajen mejor en la mezcla. Piensa en los siguientes ejemplos:

Imagina que estás tratando de mezclar algunas voces con otros instrumentos, pero algunas palabras son demasiado fuertes y otras son absorbidas por el resto de los instrumentos y no se pueden escuchar.

En lugar de cambiar el volumen de cada palabra o sílaba, lo que te volvería loco, lo que usarás es un compresor.

 

 

Imagina que tienes todo el sonido de tu batería en una sola pista, y no suena mal, pero deseas tener la sensación de que todos los sonidos (kick, caja, hi-hat, etc.) suenen más juntos para tener un sonido más grande y completo. 

El compresor te ayudará a que la batería suene más definida y detallada. Sonará más fuerte sin la necesidad de aumentar su ganancia, cosa que desequilibraría su mezcla.

 

Puedes pensar que puedes resolver el problema de tener un instrumento sobresaliendo en la mezcla solamente con bajar su volumen general. Sin embargo, eso no resolverá que dicho instrumento suene con un volumen demasiado bajo en ciertos momentos.

Solo reduciendo su rango dinámico lograrás que tenga un volumen equilibrado y un sonido detallado en toda la canción.

 

 

¿Cómo comprimir?

 

Una de las barreras para usar la compresión correctamente es no entender qué hacen exactamente cada uno de sus parámetros. Por lo tanto, analizaremos cada uno de los parámetros básicos que encontrarás en cualquier compresor, ya sea hardware o software:

 

THRESHOLD (Umbral)

Es el control, configurado en decibelios (db), que le dice al compresor CUANDO comenzar a comprimir la señal. Cuando la señal es superior a los decibelios que configuraste para el umbral, la señal se comprimirá. En el siguiente ejemplo, el umbral se establece en -19 dB:

Y recuerda, si la señal está por debajo del umbral, el compresor no funciona y la señal no se ve afectada.

 

RATIO

Es el control que le dice al compresor CUÁNTA compresión aplicar a la señal. Las razones se usan para comparar dos cosas. En este caso, estamos comparando las señales de entrada y salida del compresor:

Entonces, imagina que tenemos un threshold (umbral) que aplica compresión a -20 dB, y luego tenemos una relación establecida en 2:1, lo que significa que por cada 2 decibelios que la señal supera el umbral, el compresor solo emitirá 1 decibelio.

Con esos ajustes, si nuestra señal está llegando a 5 decibelios por encima del umbral, solo 2,5 decibelios saldrán del compresor. Pero imagina que cambiamos la relación a 5:1. Entonces, al obtener 5 decibelios por encima del umbral, solo saldrá 1 decibelio del compresor:

 

 

GAIN REDUCTION (Reducción de ganancia)

Es la cantidad de dBs que la señal está perdiendo como resultado de la compresión que se aplica. En el ejemplo cuando explicábamos el ratio, sin compresión, la señal habría alcanzado -15 dB. Pero al aplicar compresión tenemos 4dBs de reducción de ganancia y la señal solo alcanza -19dBs:

 

El medidor de reducción de ganancia que encontrarás en la mayoría de los compresores te ayudarán a saber de manera fácil y visual cuánta compresión se aplica. Solo comenzará a moverse cuando se aplique la compresión, por lo que te ayudará a establecer el threshold (umbral) correctamente.

 

ATTACK (Ataque)

Es el control que establece la velocidad a la que el compresor reacciona a la señal después de que cruza el umbral. Echa un vistazo a los siguientes ejemplos:

Como puedes ver, cuando tiene un ataque lento, quedan más picos o transitorios en la onda de sonido porque el compresor no ha tenido suficiente tiempo para comprimir. Sin embargo, cuando el ataque es rápido, quedan menos transitorios en el audio y la compresión es más notable.

 

Ahora, vamos a ser un poco más técnicos:

El tiempo de ataque que configuramos para el compresor normalmente se mide en milisegundos (ms). Tales milisegundos son el tiempo que le toma al compresor alcanzar 2/3 de la reducción de ganancia objetivo.

Vamos a calcular algunos ejemplos. Primero, echa otro vistazo al ejemplo que vimos antes:

Nuestra reducción de ganancia objetivo en este caso es de 4dB. Si dividimos 4 entre 3, obtenemos 1,33 aproximadamente, por lo que 2/3 de 4dBs son 2,6dBs aproximadamente. Entonces, por ejemplo, imagina que establecemos nuestro tiempo de ataque en 40 ms: eso significa que el compresor tardará 40 ms en alcanzar 2,66 dB de reducción de ganancia. Ahora imagina que establecemos nuestro tiempo de ataque en 300 ms: eso significa que se necesitarán 300 ms para lograr 2,66 dB de reducción de ganancia.

 

RELEASE (Liberación)

Del mismo modo que hay una velocidad para que el compresor comience a comprimir (ataque), hay una velocidad para que deje de comprimir, que se establece con el parámetro del release. Entonces, podemos controlar la velocidad a la que la señal cae por debajo del threshold (umbral) y el compresor vuelve a la normalidad.

Como sucede con el parámetro de ataque, es importante ajustar el release (liberación) correctamente para encontrar el sonido que necesitamos, porque realmente puede marcar la diferencia en la notoriedad de la compresión sobre la señal. Echa un vistazo:

 

 

Como puedes ver, la onda de la señal comprimida con release lento (la naranja) no tiene los transitorios sobresaliendo tanto como la onda de la señal no comprimida (blanco), pero eso es gracias a la cantidad de ataque que hemos aplicado, que fue bastante rápido, y no tiene que ver con el release.

Ahora, si observas, el resto de la onda blanca (desde los transitorios en adelante) se ve muy similar a la onda naranja sin compresión, lo que significa que el compresor sostiene la señal después de los transitorios. Eso dará como resultado una menor percepción de compresión al escucharla.

La onda con compresión y release rápido (la azul), por otro lado, es mucho más sostenida (se puede ver en el grosor de la onda después de los transitorios) y, por lo tanto, su compresión es más notable para nuestros oídos.

 

Vamos a ser técnicos también con el parámetro de release:

El tiempo de release que configuramos para el compresor normalmente se mide en milisegundos (ms), pero incluso puede llegar a unos pocos segundos. Tal tiempo es lo que le toma al compresor recuperar 2/3 de la ganancia que se redujo.

Recuperemos una vez más nuestro ejemplo anterior:

Recordemos que nuestra reducción de ganancia objetivo es de 4dB y que 2/3 de 4dBs es de 2,6dBs aproximadamente. Imagina que establecemos nuestro tiempo de release en 600 ms: eso significa que el compresor tardará 600 ms en recuperar 2,66 dB de la señal que se redujo. Otro ejemplo. Ahora imagina que establecemos nuestro tiempo de release en 2s: eso significa que se necesitarán 2s para lograr 2,66 dBs de reducción de ganancia.

 

MAKE UP

Como hemos visto, cuando se aplica compresión, hay una reducción de ganancia que puede hacer que la señal suene mucho más silenciosa que la señal no comprimida. Fíjate:

 

El Make Up se utilizará para compensar cualquier ganancia que se haya perdido debido a la compresión aplicada. Es importante que uses este control de ganancia y no el control de volumen de la pista, por ejemplo, para evitar ruidos y otros problemas de audio.

Si su compresor tiene un botón de Make Up automático, actívalo para que siempre se escuche la señal con el mismo nivel de volumen. Eso te ayudará a concentrarte realmente en los cambios de la señal por la compresión aplicada, y no te distraerá con las variaciones de volumen.

 

KNEE (Articulación)

El control de Knee ajusta la compresión gradual o abrupta cuando se acerca al umbral. Muchos compresores te ofrecen la opción de compresión de Hard-Knee (articulación dura) o de Soft-Knee (articulación blanda), pero los complementos normalmente te ofrecen un control deslizante para ajustar la respuesta del Knee.

Cuando quieras aplastar los transitorios de una señal rápidamente, querrás una compresión Hard-Knee . Si lo que deseas es usar un compresor para unir suavemente una mezcla apretando los transitorios, querrás un compresor de Soft-Knee.

 

Tenemos la teoría. ¿Ahora qué?

 

Ahora es el momento de experimentar con un compresor y entrenar tu oído para notar todos los cambios de sonido que puedes crear con sus parámetros. Esa es la única forma de familiarizarte con la herramienta para que puedas usarla con confianza en tus producciones.

Probablemente descubrirás que no siempre necesitas usarlo, aunque veas que muchos productores lo usan en todas partes. Eso será porque tendrás el control de lo que el compresor realmente está haciendo a tu sonido, y podrás decidir si realmente es necesario o si va a ser contraproducente, o si lo usas porque te interesa como efecto para modular el tono del sonido.