El ‘Acid’ se ha vuelto a convertir en tendencia durante los últimos años, y es muy fácil encontrar los retorcidos sonidos que se originaron en la Roland 303 en muchísimas producciones actuales de cualquier género de música electrónica. Especial mención a estilos como el Techno de corte más rave, representado por artistas como Regal, en cuya Masterclass podrás encontrar información extensa acerca de este sonido, su historia y cómo conseguirlo e implementarlo en tus propias producciones. 

Aunque hacerse a día de hoy con una Roland 303 original supone todo un reto, especialmente para el bolsillo, hace años que se fabrican réplicas mucho más asequibles tanto en software como en hardware, y actualmente tenemos diferentes alternativas en el mercado que emulan con éxito el característico sonido del original. Vamos a ver que opciones tenemos:

 

HARDWARE

Aunque desde los años 90 se han comercializado clones y réplicas, e incluso aparecieron pequeñas compañías que ofrecían modificaciones sobre la original, como la mítica Devil Fish, algunas de ellas son casi tan complicadas de encontrar a día de hoy como la original, por lo que en éste artículo nos vamos a centrar únicamente en las cuatro que vemos a continuación, ya que están disponibles a día de hoy en el mercado. 

 

Roland Boutique TB-03

La primera emulación física que vamos a ver en este artículo no podía venir de otro fabricante que Roland, el creador del sintetizador original. Nadie mejor que ellos para llevar la circuitería analógica de su icónica 303 a esta versión digital y reducida, consiguiendo representar de forma bastante fiel el sonido y carácter clásico gracias a su tecnología ACB, aunque en nuestra opinión queda un poco por detrás de las alternativas basadas en circuitos analógicos. 

Además, su secuenciador interno se ha mejorado un poco para hacerlo más accesible con el Step Edit Mode, y se le ha añadido una unidad de overdrive para distorsionar el sonido y un efecto de delay, así como una pequeña pantalla LED y una conectividad MIDI muy mejorada gracias a la posibilidad de enviar y recibir información a través de un cable USB, que también sirve como alimentación para el aparato. 

Además de todas estas mejoras, Roland ha pensado en la portabilidad, incluyendo la posibilidad de alimentar el sintetizador mediante pilas AA para poder llevarlo a donde quieras. En el otro lado de la balanza, encontramos que la reducción de tamaño aplicada para conseguir dicha portabilidad influye directamente en el tamaño de los paneles, botones y potenciómetros del aparato, haciéndolos más pequeños y quizás menos prácticos en función de quién y cómo vaya a utilizarlo. 

Su precio es de unos 350€ y puedes encontrar mucha más información sobre este sinte en la página oficial de Roland.

 

Behringer TD-3

Los alemanes de Behringer se han establecido como especialistas en replicar sintetizadores clásicos con un sonido y características muy fieles a los originales a un precio asequible para todos los bolsillos, y justamente eso es lo que nos ofrecen aquí.

En este caso, a diferencia de la TB-03 que hemos visto antes, la TD-3 cuenta con osciladores, filtro y circuitos analógicos, lo que se traduce en un sonido, carácter y comportamiento muy conseguidos. También incluye una unidad de overdrive para distorsionar internamente la señal, así como funciones de control MIDI vía USB e incluso la posibilidad de introducir otras señales de audio externas para procesarlas con el filtro y la distorsión del propio sinte. 

Por otro lado, incluye un secuenciador interno calcado al original, que ya era poco práctico en su día. Además, los materiales en los que está construido son menos resistentes que los de sus competidores, aunque por su precio actual que ronda los 100€ no se le puede pedir más.


Aquí podéis consultar más información, pero para nosotros es sin duda una buena alternativa para recrear el sonido Acid en hardware. 

Cyclone Analogic TT-303 BassBot V2

Este clon es también una gran alternativa, su circuitería completamente analógica consigue sacar un sonido genial, y su rediseño ergonómico incluye unos potenciometros más grandes que la original, haciéndola muy disfrutable para manipularla en directo. Su secuenciador y la forma de introducir notas mejoran por mucho al original, incluyendo nuevos modos que hacen más fácil y también divertido el proceso de crear nuevos patrones., así como la posibilidad de introducir shuffle a los mismos.

Además, el producto incluye una funda y una bolsa de transporte, la posibilidad de personalizar los LEDs a nuestro gusto, y muchas otras pequeñas mejoras que podéis leer aquí y que, por unos 330€, lo convierten en una de las opciones más completas disponibles en el mercado.  

 

Acidlab Bassline 3

La última pieza de hardware que vamos a ver es un clon también 100% analógico en cuanto a circuitería, con una construcción sólida y de calidad y un enfoque muy simplificado, centrado en conseguir el sonido y la experiencia más fiel a lo que era utilizar un 303 original:  los knobs son grandes, con espacio entre ellos y da gusto manipularlos, es un aparato muy directo, lo que ves es lo que hay. No hay añadidos de efectos ni de otras funcionalidades, la única mejora radica en un secuenciador mucho más práctico que el de la original.

Esta opción es la más cara, ya que cuesta unos 550€, pero también es la que representa más fielmente el espíritu de la original. Aquí os dejamos el enlace a su web para echarle un vistazo, aunque solo está disponible en alemán…

 

SOFTWARE:

En formato plug-in tenemos algunas opciones más que vale la pena explorar, especialmente si eres más partidario de trabajar “in the box”. Aunque hay montones de alternativas, ya que la cantidad de desarrolladores de software musical aumenta cada día, vamos a centrarnos en las 5 que consideramos que destacan sobre las demás.

 

Roland Cloud TB-303

En primer lugar volvemos a tener a los fabricantes del original, Roland, que incluyen esta version software dentro de su paquete de suscripción Roland Cloud. Está desarrollado con la misma tecnología que el sintetizador físico de la gama Boutique que hemos comentado más arriba, por lo que su sonido es también bastante fiel al original. 

Además, encontramos algunos añadidos muy interesantes, típicos de los sintes soft, como la posibilidad de almacenar y cargar presets, un nuevo secuenciador  mucho más moderno, intuitivo, completo y práctico. También incluye la opción de utilizar ritmos a tresillo, una función de “shuffle” para humanizar nuestros ritmos, y un generador de aleatoriedad (randomizer). Por último, tenemos el panel “secreto”, al que se accede mediante un pequeño botón en la esquina superior derecha. Una vez dentro, podemos hacer modificaciones en los ajustes del filtro, el color de la señal o la afinación general, y también encontramos los efectos de distorsión y delay integrados. 

La única pega que podemos ponerle es no poder hacernos con él por separado, ya que solo se puede acceder pagando la membresía de Roland Cloud. Aquí os dejamos un enlace para ver más información sobre el producto y la suscripción.

 

AudioRealism BassLine 3

También conocido como ABL 3, la tercera versión de esta famosa emulación software de la 303 es una de las más utilizadas por artistas y productores. Con un motor mejorado, consigue replicar de forma muy fiel el sonido y comportamiento del icónico sintetizador, además de añadir las típicas funcionalidades de los sintes software: guardar y cargar bancos de sonidos, un secuenciador mucho más moderno, intuitivo y práctico que el aparato original, funciones de aleatorización… 

Además, nos permite importar muestras de lineas de bajo grabadas para extraer los patrones y aplicarlos en el secuenciador de forma automática, y tiene también una sección en la que podemos modificar el comportamiento del oscilador y del filtro. Aunque se pueda echar de menos un efecto de distorsión integrado, al ser un sinte software podemos utilizar nuestro plugin de distorsión favorito con él, por lo que no es realmente un problema. Su precio es de 95€, muy recomendable por las posibilidades y la calidad de sonido que ofrece.
Os dejamos el link a su web aquí. 

 

D16 Phoscyon

Los desarrolladores D16 nos ofrecen una de las emulaciones soft más completas de la 303, ya que extiende los controles de cada una de sus secciones para que podamos ser todo lo precisos y detallistas con el sonido que queramos. En la foto que adjuntamos podéis observar, entre otros, los controles añadidos para el filtro, la envolvente, las funciones de ‘Accent’ y ‘Slide’ (permitiéndonos manipular la duración y comportamiento de las mismas), o una unidad de distorsión con 6 knobs que nos ofrece un mayor rango de timbres y resultados.  Además de las bondades de los sintes soft que ya hemos visto en los productos anteriores, como la posibilidad de guardar y cargar presets, la función ‘random’, o el mencionado efecto de distorsión integrado, Phoscyon incluye un arpegiador y un generador de acordes.


Es quizás en el secuenciador donde encontramos menos mejoras, sobretodo si lo comparamos con sus competidores, pero todas las características mencionadas, y un precio de 59€ lo convierten en una opción a tener muy en cuenta. Aquí os dejamos el enlace a su web para más información.

 

Image Line Transistor Bass (FL Studio Only)

Este es uno de los plugins desarrollados por Image Line, los creadores del famoso Fruity Loops. No se incluye gratis en el DAW, pero su licencia incluye una demo. Para hacerte con él deberás pagar aparte €69€.

Además de los controles característicos de un 303 y de todas las características habituales de los instrumentos virtuales, tiene un secuenciador muy fácil de usar que permite crear patrones de forma muy rápida, efectos de distorsión, delay y reverb integrados, un filtro pasa altos además del habitual pasa bajos, un LFO y la posibilidad de modificar la amplitud del pulso del oscilador cuadrado, así como la opción de mezclar este último con el de diente de sierra para crear una forma de onda híbrida. 

La única pega que nos viene a la cabeza es que no se pueda utilizar fuera de Fruity Loops, ya que está creado en exclusiva para este software, por lo que si eres usuario del DAW es una opción muy recomendable. Aquí te dejamos el enlace a su página.

 

Yooz Music BL-303 (free!)

Por último, tenemos la alternativa gratis para los que no queráis gastar pero queráis tener una representación fiel del sonido Acid en vuestra colección de plugins. El sonido está bien conseguido, la única pega es que es muy limitado en cuanto a opciones, ya que lo único que nos ofrece son los 7 controles principales de la 303: frecuencia de corte del filtro, resonancia, tipo de onda, afinación, modulación de envolvente, decay y intensidad de los accents. Por no tener, no tiene ni secuenciador dedicado, aunque podemos activar las funciones de accent y slide a través de la velocidad de las notas del patrón que creemos en el secuenciador de nuestro DAW. Como decimos, es muy básico en cuanto a opciones, pero consigue sacar un buen sonido y lo demás podemos ponerlo nosotros con otros plugins, así que como opción gratuita es recomendable.

Aquí tenéis el enlace a su página para conocer más detalles y descargarlo directamente si os interesa.